domingo

No olvides...




No olvides que una vez tú fuiste sol,
no olvides ni la tapia ni el laurel.
No dejes de asombrarte al asistir a un nuevo nacimiento en tu jardín.

No pierdas una ventana,
no entregues tus mañanas de aguaceros y juegos,
ni desentierres tesoros viejos.

No ocultes lo que ayer se te ofreció.
No escondas ni la pena ni el dolor.
No dejes que una nube diga adiós. No saltes en pedazos...

No ocultes tu diamante. No entregues tu perfecto amanecer
ni tus estrellas, ni tu arena, ni tu mar, ni tu incansable caminar;
vete de nuevo hasta el arroyo donde está tu mejor canto...

¡Y ve! ¡Cálmale la sed a tus enormes prados! ¡No permitas que se pierda tu cosecha!
Hoy que hasta la lluvia fiel no te ha escuchado.

¡Y busca tu raíz! Y dale la caricia a la que siempre espera,
la única manera de hacerla que vuelva a ofrecerte frutos hasta en el invierno.
Y no olvides que una vez tú fuiste sol.

¡Y ve! ¡Desata esos diques de corrientes presas!
Déjate llevar, y vuelve a ser jinete; baja hasta tus valles de palomas sueltas.

¡Que éste es tu país! ¿Dónde están tus riendas, dónde está tu espuma?
¿Dónde abandonaste tu camino entonces? Donde naufragaste haz crecer mil rosas.
Y no olvides que una vez tú fuiste sol.


Augusto Blanca

No hay comentarios:

Publicar un comentario