lunes

Noche para leer policiales, o para escuchar Marsalis.
O invocar, Wish You Were Here.
O soñar a Campalans.
O inundar como Martí.

Noche sin nocturnos.

Sólo la soledad hace realidad la paradoja.


No hay comentarios:

Publicar un comentario