miércoles

tengo gritos en la sangre, en los ojos...


SANGRE QUE NUNCA SALE SIEMPRE ESTÁ SOBANDO EL CUERPO Y CARGA CON BRONCAS Y ENSUCIA LOS ÓRGANOS Y ME LLENA DE PORQUERÍA LA VOZ Y LOS OÍDOS Y ME HACE RESPIRAR MIERDA DE MI PROPIA MIERDA.



(¿todas las noches? ¿todas las noches voy a llorar? 
alguna lágrima me va a salir entonces; 
siempre va a estar mi almohadita mojada del llanto de la noche anterior, 
hasta que ya no haga falta
                                               humedecerla)


lunes

Remember


----------------------------------------
Remember a day before today
a day when you were young.
free to play alone with time
evening never came.
Sing a song that can't be sung
without the morning's kiss .
Queen - you shall be it if you wish
look for your king.
Why can't we play today?
Why can't we stay that way?
---------------------------------------

domingo

No olvides...




No olvides que una vez tú fuiste sol,
no olvides ni la tapia ni el laurel.
No dejes de asombrarte al asistir a un nuevo nacimiento en tu jardín.

No pierdas una ventana,
no entregues tus mañanas de aguaceros y juegos,
ni desentierres tesoros viejos.

No ocultes lo que ayer se te ofreció.
No escondas ni la pena ni el dolor.
No dejes que una nube diga adiós. No saltes en pedazos...

No ocultes tu diamante. No entregues tu perfecto amanecer
ni tus estrellas, ni tu arena, ni tu mar, ni tu incansable caminar;
vete de nuevo hasta el arroyo donde está tu mejor canto...

¡Y ve! ¡Cálmale la sed a tus enormes prados! ¡No permitas que se pierda tu cosecha!
Hoy que hasta la lluvia fiel no te ha escuchado.

¡Y busca tu raíz! Y dale la caricia a la que siempre espera,
la única manera de hacerla que vuelva a ofrecerte frutos hasta en el invierno.
Y no olvides que una vez tú fuiste sol.

¡Y ve! ¡Desata esos diques de corrientes presas!
Déjate llevar, y vuelve a ser jinete; baja hasta tus valles de palomas sueltas.

¡Que éste es tu país! ¿Dónde están tus riendas, dónde está tu espuma?
¿Dónde abandonaste tu camino entonces? Donde naufragaste haz crecer mil rosas.
Y no olvides que una vez tú fuiste sol.


Augusto Blanca

Ies



Te regalo el cariz de la luna que esta noche, invisible, penetra la necedad.
Sólo así en un próximo anochecer admirarás su incandescencia.
Y beso tu contorno desdibujado en el recuerdo, para que jamás se confunda en el oleaje de las horas.
Y te extraño en el aroma de la lluvia, sintiéndome exiliado de un país nunca mío.
Y no te hablo, porque en cada palabra dicha pondría todos los soles de mi vida.
Y no te lloro, por temer opacar las aguas en las que mis pisadas se asientan.
Y sólo espero, mil instantes por un anhelo,
para que el hado que hoy nos aleja algún mañana se apiade de mis heridas.-




Llanto nominal.

Hay dos personas que son miles. Y yo elijo, como elijo este descanso. Como elijo licuarme los ojos para transformarlos en trazos.
Me asusta. Puedo ver mis años fundiéndose en el hoy. La penumbra en mis ojeras; la barba indómita. La exhalación muda de una faca que mella mi garganta.
ATROZ PUTA PUTA ATROZ.
Y mi voz que se esconde en la tuya Otro. Son
rasgos trazos rasgos de la puta existencia.
                                                            
No me jodan, estoy bien. En el suelo lamiendo suelo y corteza de césped.
¿Qué les parece mi espalda? ¿Qué ven, qué tiene mi espalda?
Excelencia, contraficción. ¿Puedo mostrar el culo pero no mi carne?
Un espacio abierto ante tu prejuicio, y mi cárcel.
Perdoname; mi prejuicio, tu cárcel...
Y las sobras exceden lo comido. Y el corazón no siente nada, que quien siente es el hígado...

No estoy solo, pero sí solitario. Cambiándome piel cada semana.
Mi carne.
Y el hígado no se cambia, sino la sangre que lo masturba.
                                                                                       Dame llanto,
y un ojo seco para no llorar. Que mi llanto viene en palabras, que lo que llamo identidad escupe lágrimas.
Que no me vea nadie, que estoy llorando palabras.
Y me cansa...
                     la musiquita...
                                          de tu voz...